viernes, 11 de abril de 2014

El balcón de la foto de los premios. El éxito de Pedro Armestre en los Sanfermines de 2013




Unos minutos después de un encierro de San Fermín de 2010, Verónica Tirapu Ollo, pamplonesa y fotógrafa aficionada, se percató de que un fotógrafo profesional que cubría el encierro desde el vallado había dejado una bolsa con parte de su material olvidada en uno de los postes de la curva de Mercaderes. Verónica Tirapu trató de localizar al propietario a través de algunos conocidos, hasta llegar a un grupo de fotógrafos de agencias internacionales que almorzaba después de haber editado su material sobre la carrera. "Creo que te has dejado una bolsa en el vallado", le dijo Tirapu a uno de ellos cuando localizó al supuesto propietario.

El despistado fotógrafo resultó ser Pedro Armestre, gallego afincado en Madrid con más de 15 años de experiencia en San Fermín para la agencia AFP. Verónica Tirapu y Pedro Armestre entablaron conversación y ella le recomendó un lugar envidiable para hacer alguna foto del encierro. "Me dijo que había un buen tiro de cámara desde el balcón donde ella había estado aquella misma mañana. Fue la descubridora del lugar", relata Pedro Armestre, que ayer visitó Pamplona para cumplir con muchos conocidos en la capital navarra.

El lugar del que hablaban los dos fotógrafos resultó ser el balcón de la casa de la pamplonesa Carmen Sarrias Asín, que vive en el número 22 de la calle Mercaderes desde el año 1969. Desde un coqueto salón, las vistas son casi abrumadoras aún sin toros en la calle. Toda la Estafeta a vista abierta a la altura de un segundo piso. "Por aquí ha pasado mucha gente, pero una foto así nunca se había visto", relata con seguridad Sarrias. Fotógrafos de todos los rincones del mundo, directores de películas, documentales, actores, músicos. La casa de Sarrias es un hervidero en San Fermín al punto de la mañana, hasta el extremo de que ya tiene en la cabeza los asistentes de las 8 mañana del próximo mes de julio.


Fotografía tomada por Pedro Armestre el 7 de julio de 2013. (AFP).
La luz de aquel día
Armestre conoció en 2010 la historia del balcón de Mercaderes, pero no fue hasta el 7 de julio de 2013 cuando consiguió la imagen que perseguía. "La tuve tres años en la cabeza. Antes de San Fermín, le dije a mi jefe que iba a apostar por esta foto. Y tenía que ser ese día. Domingo, 7 de julio, primer encierro... Y todo salió bien. El mérito no fue mío, sino del lugar y la luz de aquel día", mantiene Armestre. En la imagen, un gran haz de luz llena las casas de la calle Estafeta, haciendo casi interminable la calle principal del encierro. "Lo había intentado el año anterior, pero no fue lo mismo", asegura el fotógrafo.

El 7 de julio de 2013 corrían por las calles los toros de Alcurrucén. Para asegurar que el intento no tiraba por tierra el trabajo de aquella mañana, Armestre captó con su cámara el paso de la manada por Mercaderes y la curva. Todo lo hizo con el teleobjetivo, sin cambiar de cámara. Pero todo con un fin. "Una vez que los toros habían avanzado, cerré el diafragma y traté de conseguir la foto que buscaba", relata Armestre. Y lo consiguió. Unos minutos después, la instantánea imaginada por Armestre durante tres años tomada en casa de la pamplonesa Carmen Sarrias viajaba ya por todo el mundo. Páginas de Internet, Facebbok y Twitter hicieron el resto. "La redes sociales magnifican todo, pero la finalidad es que mi trabajo cumpla las expectativas. Lo mío es la información", asegura tras el abrumador éxito de la imagen, reconocida y premiada.

Publicado en Diario de Navarra el 9-4-14.

Un fotógrafo inquieto
Además de su habitual cita con Pamplona, Pedro Armestre tiene otros puntos de interés fijos durante el año. Colabora con Greenpeace, se empotra con los bomberos en los grandes incendios (se prepara todo el año físicamente) y acude en primera línea a fotografiar el Toro de la Vega de Tordesillas. Tanto que el pasado 17 de septiembre el toro le proporcionó uno de los sustos de su vida: 25 segundos entre sus astas y una cornada de 42 centímetros. "He estado 4 meses de baja", relata sobre el percance. Comprometido con la defensa del patrimonio natural y fotógrafo independiente, no duda en acudir de nuevo a Pamplona el próximo 6 de julio y en volver a visitar a Carmen en su balcón. Mientras tanto, ya pergeña en su mente otra posible foto distinta sobre la fiesta y los encierros: "Yo sé más de la foto de mañana que de la foto de ayer", concluye Armestre.



Premios Rey Juan Carlos y Ortega y Gaseet
La foto de Pedro Armestre acaparó alabanzas desde el primer momento. A los 15 minutos de
terminar el encierro la agencia AFP la lanzó al mundo a través de su perfil de Twitter (@AFP), convirtiendo la imagen en tendencia (lo más visto y comentado) durante dos días completos.

El recorrido de la instantánea no terminó allí. El jurado de la XXXI edición de los Premios Internacionales de Periodismo Rey de España, que convocan anualmente la Agencia EFE y la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) consideraron
la fotografía la mejor del año 2013. Además, el jurado de los premios Ortega y Gasset,
que concede el diario El País, eligió también la vista de la calle Estafeta como la mejor del
año. Para el jurado, la foto de Pedro Armestre fue calificada como una imagen “de gran calidad,
de mucha belleza, vívida, que transmite con emoción todo lo que está pasando y, además, refleja de forma inédita la fiesta de los Sanfermines”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¿Tú que opinas sobre esto? Deja tu comentario...